martes, 8 de junio de 2010

Iniciativa México jodido





Después de crear gran expectativa con diversos anuncios apelando a nuestras incongruencias como mexicanos y un discurso casi épico de Javier Aguirre, esta semana se presentó Iniciativa México.
Al momento de su presentación las opiniones comenzaron a surgir, muchos en contra y muchos a favor.
Primero cabría decir que es un concurso con el fin de reconocer proyectos no gubernamentales que muestren las acciones de los buenos mexicanos y "el México de sí se puede". Se harán programas de radio y televisión, se otorgarán premios monetarios a los mejores proyectos que serán evaluados por un jurado integrado por representantes de medios de comunicación y universidades.
Creo que cualquier intento por reconocer las acciones de muchas personas que tratan de ayudar o de mejorar la vida de nuestro país es bueno, lo que brinca demasiado es la forma como fue presentado y el mensaje que están mandando.
El discurso de Javier Aguirre (muy parecido al de Lead India, con info de críticapura.com) habla de grandes cambios en nuestro país cada 100 años, dando a entender que este no será la excepción. Mucho criticaron el mensaje recordando cuando Aguirre dijo que "México está jodido", que no se le creía nada, sabíamos que los grandes empresarios estaban detrás de estos anuncios. Cuando finalmente se presenta Iniciativa México parece que comparan la Independencia y la Revolución con un concurso de proyectos, que apoya las buenas causas pero no trasciende más allá. Además la unión de las dos grandes televisoras y la mayoría de los medios de comunicación intentan dar el mensaje de que esto es algo serio y tan es así que ellos se están uniendo por un mejor México.
Definitivamente este concurso no es comparable con los movimientos de 1810 ni 1910, aclaro que dichos movimientos si hacemos un análisis profundo tampoco trajeron grandes cambios de cómo estaba la población al inicio de ellos pero de ninguna manera se comparan a un concurso; es posible que hayan elegido a Aguirre ya que cualquier declaración que haga resulta más relevante que la del presidente en la opinión pública y parecería que tratan de crear una mejor imagen de México, una más positiva y blanca.
Desafortunadamente México no va a cambiar premiando proyectos ni evitando los temas de violencia en los medios, creo que efectivamente como dijo Aguirre nuestro país está jodido y requiere grandes cambios, atención: no estoy afirmando que todo esté perdido para que no me digan pesimista pero prefiero ser realista a ocultar una realidad que desafortunadamente ya se encuentra afuera de todas nuestras casas. No sé si México necesita una nueva revolución y derrocar a los políticos actuales pero creo que ayudaría que todos nosotros nos sintiéramos ciudadanos más seguido, con todo lo que eso implica.

4 comentarios:

aaa dijo...

Excelentee nota sigue asi

Alandroide dijo...

Claro; se trata de introducir a la sociedad mexicana en una especie de cinta de moebius que nos hace regresar al mismo punto sin cambiar nada.

Personalmente me da asco la propaganda llevada a cabo por los medios de comunicación, ya que deja ver que la soberanía hace mucho tiempo ha dejado de residir en el Estado mexicano y éstos señores, junto con la oligarquía de narcotraficantes, la goza y no pretende dejarla. Iniciativa México es un parche más para tapar los hoyos del sistema.

Lo que me preocupa es que de verdad esta iniciativa frene el proceso de cambio social y permita que las cosas sigan funcionando tal como están ahora; eso sí sería una verdadera pena.

Yac dijo...

"La revolución no se televisara"

Anónimo dijo...

A estas alturas del partido (sin afán de caer en el mundial), creo que los mexicanos estamos hartos de que los pseudo-políticos nos sigan viendo la cara. Iniciativa México puede que si reúna propuestas valiosas, pero puede darse el caso de que las propuestas apoyadas sean de familiares, amigos o conocidos de algún político, dueño de televisora o similar. Desafortunadamente estamos en un país donde las preferencias y los favores mueven una parte importante de nuestra economía. Yo me reservo la credibilidad de ese proyecto y espero (de corazón) que no se ensucie de "buenas intenciones" ni de legalidades falsas.